08 de Octubre del 2018

LA NUEVA CLASIFICACIÓN FISCAL PARA LAS SOCIEDADES PANAMEÑAS

 



Por Ana Carolina Ureña - Asociada Lovill LatamLex (aurena@latamlex.com)

La Dirección General de Ingresos (DGI), ente adscrito al Ministerio de Economía y Finanzas de Panamá, en un esfuerzo por determinar correctamente las obligaciones fiscales de las sociedades anónimas emitió la Resolución No. 201-3616 el pasado 4 de junio, que profundiza en las disposiciones establecidas en la Resolución No. 201-1254 del 7 de marzo de 2018, las cuales fueron un esfuerzo por normar la inscripción de sociedades anónimas en el Registro Único de Contribuyentes (RUC), una identificación tributaria para toda persona natural o jurídica constituida en Panamá.

Estas reformas, que entraron en vigor a partir del 1 julio pasado, modifican la clasificación fiscal para las sociedades anónimas panameñas. Además, permiten tener un panorama claro de cuáles serán las obligaciones fiscales para las sociedades, un aspecto que generaba confusión, en especial con el Impuesto Sobre la Renta (ISR).

Las nuevas categorías les permiten a las empresas constituidas en Panamá registrarse correctamente ante la DGI, en atención a su fuente de ingresos y obligaciones reales. La clasificación que se usaba antes era confusa y, en más de una ocasión, se les han generado obligaciones a empresas que no les correspondía, por ejemplo, empresas que no realizaban ningún tipo de operación en Panamá quedaban obligadas a presentar la declaración de renta anual.

Según la resolución, las sociedades panameñas pueden categorizarse de tres formas posibles. Dependiendo de su clasificación, también se diferenciarán sus obligaciones.

Las categorías son:


  • A- Fuente panameña: Las sociedades que reciben renta de fuente panameña (sea total o parcial, cuando además también reciben renta extranjera) tendrán la obligación de presentar declaraciones de renta desde el momento de su inscripción, así como presentar declaración de renta final, al momento de su disolución.

  • B- Fuente extranjera: En esta categoría entran aquellas sociedades cuyas rentas sean provenientes de la facturación de mercancías o productos en el exterior; dirección de transacciones que se consuman en el exterior o distribución de dividendos o participaciones de personas jurídicas de rentas no producidas en Panamá; así como también intereses, comisiones financieras y otros rubros similares, provenientes de préstamos, líneas de crédito o de cualquier otro tipo de operación financiera realizada con personas jurídicas. Las actividades consideradas como fuente extranjera se encuentran listadas en el parágrafo 2 del artículo 694 del Código Fiscal y en el artículo 10 del Decreto Ejecutivo No. 170 de 1993.

  • C- Fuente exenta y no gravable: Incluye los intereses que se reconozcan o paguen sobre los depósitos de cuentas de ahorro, a plazos o de cualquier otra índole, que se mantengan en las instituciones bancarias establecidas en Panamá, ya sean depósitos locales o extranjeros; cánones de arrendamiento provenientes de contratos de arrendamiento financiero internacional de naves mercantes y aeronaves, dedicadas al transporte internacional; rentas exoneradas por leyes especiales como Panamá Pacífico; entre otras especificadas en el Código Fiscal y en el Decreto Ejecutivo No. 170 de 1993.


Estas modificaciones representan un cambio positivo para el contribuyente porque reduce errores y confusiones en cuanto a sus obligaciones fiscales. Además, estas reformas fortalecen los principios de legalidad, seguridad jurídica y territorialidad que rigen el sistema tributario panameño.

Los datos de las sociedades panameñas deben actualizarse y clasificarse correctamente a través de la plataforma E-tax 2.0 con su respectivo RUC y Número de Identificación Tributaria (NIT).








©2014 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS POR LATAMLEX

POLÍTICAS & RESTRICCIONES