12 de Septiembre del 2018

PUBLICIDAD ENGAÑOSA: UNA FORMA COMÚN DE VIOLENTAR TUS DERECHOS



Por Antonio José Villalobos - Asociado LatamLex Costa Rica

En la era tecnológica es innegable que a cada momento estamos expuestos a todo tipo de publicidad. Al consultar cualquier dispositivo, somos bombardeados con información de nuevos productos, ofertas fascinantes o sorpresas que nos atrapan.

¿Pero te ha pasado qué en más de una ocasión has sido engañado o los productos que compraste no satisfacen tus expectativas? Esta forma inadecuada de publicidad es conocida como publicidad engañosa y es más común de lo que crees. A continuación, te explicamos.

La publicidad engañosa se presenta a las audiencias por diferentes medios y se caracteriza por no exponer con certeza la realidad de un producto, marca o servicio; sino al contrario se muestra información falsa, alterada o a medias.

Lo negativo de esta forma de anunciarse es que tiene la potencialidad de afectar la decisión de consumo, tal y como pasa con la ausencia de información. De esta forma puede inducir al error o engaño en la persona consumidora, debido a la forma de presentación de datos incorrectos o por omitir información esencial sobre lo que se anuncia.

 

Elemento clave a considerar


Uno de los principales formadores de criterio y de creación de contenido para la publicidad debe ser la veracidad en los anuncios, que no solo representa un componente de protección al consumidor sino también de competencia leal.

Se recomienda no utilizar signos distintivos como marcas, nombres comerciales y temas relacionados que puedan generar confusión con el de otras empresas o de la competencia ya que hay repercusiones judiciales sobre la utilización de marcas o nombres comerciales no autorizados.  Esto puede llevar a una sentencia condenatoria en el proceso judicial, cuya sanción será en relación con el daño que se pueda comprobar, sujeto a criterio del juez.

Las legislaciones relacionadas con la publicidad establecen que no se pueden utilizar denominaciones incorrectas como: light, libre de azúcar, sin preservantes, científicamente comprobado, si esto no está explícitamente demostrado y respaldado por las instancias que velan por los derechos de los consumidores.

En los casos que se anuncien promociones u ofertas, deben traer un beneficio o ventaja para el receptor y consumidor. Según la Dirección de Apoyo al Consumidor, la ley establece que, al momento de anunciar ofertas de productos o servicios, se debe conocer cuál era el precio anterior y cuál es el precio actual.  Ya no es válido mencionar nada más la oferta.

La publicidad de ofertas, promociones o de bienes y servicios, se debe realizar de acuerdo con sus características reales, condiciones, contenido, peso y cuando corresponda, su utilidad o finalidad, de modo que no induzca a error o engaño hacia el consumidor.

Adicionalmente, hay otra forma de publicidad engañosa que se busca regular: las ventas atadas, o las ventas que imponen la adquisición de otro servicio, para estos casos lo indicado es que los clientes puedan adquirir un servicio o producto de forma individual o según lo deseen.

 

Sanciones de la publicidad engañosa


Según las normativas emitidas por el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (Meic) de Costa Rica, cuando la información es incorrecta o incompleta, se genera una serie de distorsiones que afectan la libre elección de los consumidores y por ende, se desmejoran las condiciones de competencia leal que deben privar en un mercado abierto.

Según la gravedad del hecho, las infracciones cometidas en perjuicio de los consumidores deben sancionarse con multas que van desde uno a diez veces el menor salario mínimo mensual; y de diez a cuarenta veces el menor salario mínimo mensual, dependiendo de la gravedad de la infracción cometida.  También existen repercusiones judiciales, como mencionamos anteriormente, que podrían llevar a una sentencia condenatoria sujeta al criterio del juez.

 

La mujer como símbolo publicitario


El uso de la imagen de la mujer en publicidad es otro de los puntos en discusión tanto a nivel local como internacional, debido a que en la mayoría de los casos las imágenes son utilizadas de forma caprichosa con un claro contenido que representa y legitima: sexismo, machismo y estereotipos sociales.

Es evidente que la imagen de la mujer no puede seguir siendo objeto de denigración, burla o utilizada con fines lucrativos, ya que, según las regulaciones vigentes, todo tipo de propaganda comercial que ofenda la dignidad, el pudor de la familia y en la que se utilice la imagen de la mujer impúdicamente para promover las ventas, será controlada y regulada con criterio restrictivo por el Ministerio de Gobernación. 

 

Obligaciones de los comerciantes

  • Brindar las instrucciones para utilizar adecuadamente los artículos que se comercializan, además de informar sobre los riesgos del uso para la salud, seguridad y el medio ambiente.

  • Informar a los usuarios si las partes o los repuestos utilizados en reparaciones son usados. Ya que, si no existe esta advertencia, pueden ser considerados nuevos.

  • Expresar si en cada país existen servicios técnicos de reparación o repuestos para un producto determinado.

  • Los comerciantes deben abstenerse de acaparar, especular y condicionar la venta o discriminar el consumo.

  • En casos de irregularidades en cuanto a la compra de un producto el comerciante o proveedor debe resolver según lo estipulado en el contrato, cuando tenga la obligación de reparar y no satisfaga las necesidades del cliente.

  • Fijar plazos prudenciales y claros para formular reclamos.

  • Establecer, en las ventas a plazos, las garantías de pago proporcionales a las condiciones de la transacción.

  • Cumplir con lo dispuesto en las normas de calidad y las reglamentaciones técnicas de acatamiento obligatorio.

  • Mantener en buenas condiciones de funcionamiento y debidamente calibradas las pesas, las medidas, las registradoras, las básculas y los demás instrumentos de medición, que utilicen en sus negocios.

  • Extender la factura o el comprobante de compra, donde conste, en forma clara, la identificación de los bienes o servicios, así como el precio efectivamente cobrado.

  • Apegarse a la equidad, los buenos usos mercantiles y a la ley, en su trato con los consumidores.


Sobre las ofertas, promociones y publicidad de bienes y servicios

  • Se debe realizar de acuerdo con la naturaleza de ellos, sus características, condiciones, contenido, peso cuando corresponda y utilidad o finalidad, de modo que no induzca a error o engaño al consumidor.

  • Deben quedar claras las cláusulas estipuladas en los contratos, si son más beneficiosas que el contenido de la oferta, la promoción o la publicidad de los bienes y servicios.

  • El empleo de términos comparativos en la oferta, la promoción o la publicidad de los bienes y servicios, solo se admite respecto a datos esenciales, afines y objetivamente demostrables, siempre que se comparen con otros similares, conocidos o de participación significativa en el mercado.

  • La comparación no será admisible cuando se limite a la proclamación, general e indiscriminada, de la superioridad de los productos propios; se tiene por engañosa la que omita cualquier elemento necesario para determinar el valor real de los productos.


 








©2014 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS POR LATAMLEX

POLÍTICAS & RESTRICCIONES