12 de Noviembre del 2018

¿QUÉ IMPLICA EL PROCESO DE NULIDAD EN EL MATRIMONIO POR LA IGLESIA?



Por Gabriela Yanet Suárez - Asociada LatamLex El Salvador (gsuarez@latamlex.com)

La religión predominante en Latinoamérica sin duda alguna es el catolicismo. Según estadísticas de la Agencia Católica de Informaciones (ACI Prensa) el 49% de los católicos en el mundo se concentran en América Latina y muchos de ellos han contraído nupcias a través de la Iglesia.

Desde el punto de vista religioso, un fiel católico que haya contraído matrimonio a través de la Iglesia con antelación no podría volver a casarse ni comulgar. Sin embargo, este dato no es cierto, pues la Iglesia Católica ha permitido seguir un proceso de nulidad matrimonial con la finalidad que los fieles puedan volver a contraer nuevas nupcias. Aquí es donde entra en juego el interés en el Derecho Matrimonial Canónico para todas las personas que necesitan esclarecer su situación.

Este es un proceso a través del cual la Iglesia juzga con derecho propio y exclusivo sobre la validez o invalidez de un matrimonio canónico, con el fin de dictar la declaración de nulidad de un matrimonio y brindar una línea de justicia y de caridad. A partir del 8 de diciembre del 2015, entraron en vigor las reformas al nuevo proceso de nulidad matrimonial, establecido por el Papa Francisco, mediante el Motu Proprio: Mitis Iudex Dominus Iesus; las cuales tienen por finalidad la celeridad del proceso de nulidad, dar accesibilidad a las personas para poder iniciarlo, evitar una postergación innecesaria del juicio, demora en los tiempos de duración del proceso y cuidar el corazón de los fieles que aguardan el esclarecimiento de su propio estado.

¿En qué consiste el proceso de nulidad?

Es importante saber que un matrimonio celebrado por la Iglesia se presume válido, mientras no se demuestre lo contrario, es decir, que ha sido celebrado de acuerdo con las formalidades que exige la Iglesia, nace de un consentimiento matrimonial válido, se realiza entre personas hábiles y capaces de prestar su consentimiento.

El proceso de nulidad consiste precisamente en invalidar un matrimonio celebrado por la Iglesia por existir y haberse comprobado un motivo para declararlo inválido. Algunas veces sucede que matrimonios celebrados por la Iglesia son nulos desde el inicio y por esto mismo los contrayentes no han quedado casados ni unidos por el vínculo matrimonial, debido a que antes del matrimonio o en el momento de su celebración existía un capítulo de nulidad, lo que origina la existencia de un consentimiento incorrecto.

Cabe la pena aclarar que no es lo mismo seguir un proceso de divorcio civil a un proceso de nulidad matrimonial canónico, disuelto un matrimonio civil no significa que queda disuelto un matrimonio religioso, ya que son dos procesos completamente diferentes, regulados por derechos diferentes, uno se rige por el Derecho de Familia y el otro por el Derecho Canónico.

Un proceso de nulidad de matrimonio canónico se sigue ante el Tribunal Eclesiástico de cada país, no es necesario el mutuo consentimiento de ambos conyugues, ya que solo uno de ellos puede iniciar y seguir el curso del proceso, es conveniente y recomendable que ambas partes actúen dentro del proceso de manera activa, pero no es obligatorio, ya que puede concederse la nulidad a pesar de que el demandado esté en contra o nunca llegue a prestar declaración ni comparecer, a pesar de haber sido citado legalmente. Si el Tribunal Eclesiástico considera que con las pruebas documentales, testimoniales y periciales presentadas por el demandante ha quedado suficientemente probado el capítulo de nulidad invocado, puede dictar Sentencia porque ha llegado a la certeza moral para hacerlo. El aporte de las pruebas pertinentes es fundamental durante la etapa de instrucción del proceso. El tiempo estimado de la duración del proceso va a depender del tipo de proceso (ordinario, documental, abreviado) que designe el Tribunal Eclesiástico de acuerdo a la causa invocada.

Todo el proceso se lleva con un absoluto sigilo y confidencialidad. Sólo los miembros del Tribunal, los Abogados, Procuradores, Peritos y las partes conocen la causa. Se realizan entrevistas a los testigos y a las partes, donde se procede a realizar preguntas sobre la causa, estos sólo responden a las preguntas que se formulen a cada uno y no conocen las preguntas y respuestas realizadas a los demás testigos o a las partes. No hay audiencia pública. No suelen realizarse actos simultáneos entre los esposos.

Causas de nulidad de un matrimonio

Las causas de nulidad de un matrimonio están reguladas en el Código de Derecho Canónico, son muy diversas, entre ellas están:


  • Defectos de forma canónica: Se da cuando el matrimonio no es celebrado de acuerdo al Canon 1108, por faltar un requisito de forma exigido por la Ley Canónica en la celebración del matrimonio.

  • Existencia de un impedimento: Se da cuando existen impedimentos en una persona que la imposibilitan para poder contraer un matrimonio como incapacidades físicas, incompatibilidad jurídica, por razón de delito, por parentesco.

  • Existencia de vicios del consentimiento: Se da por la existencia de una incapacidad en la persona que la priva de contraer matrimonio y asumir la vida matrimonial. De conformidad al Canon 1095 son incapaces: 1) Quienes carecen de suficiente uso de razón, 2) Quienes tienen grave defecto de discreción de juicio acerca de los derechos y deberes esenciales del matrimonio que mutuamente se han de dar y acepta; 3) Quienes no pueden asumir las obligaciones esenciales del matrimonio por causas de naturaleza psíquica.


El abogado canonista debe aconsejar a sus clientes iniciar el proceso de nulidad matrimonial sólo cuando haya indicios claros y evidentes de que puede haber causales.  Al proceso de nulidad puede optar toda persona que considere cuestionada la validez de su matrimonio y es necesario recalcar que no todos los abogados pueden llevar causas de nulidad matrimonial. Se recomienda a quien solicita una nulidad matrimonial estar bien asesorado por un abogado canonista que ha de contar con la autorización del Arzobispado del país para llevar las causas ante el Tribunal Eclesiástico, quien brindara un acompañamiento adecuado durante todo el proceso.








©2014 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS POR LATAMLEX

POLÍTICAS & RESTRICCIONES