29 de Junio del 2018

LA MEDIACIÓN COMO MECANISMO PARA RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS

Por Alfredo Skinner-Klee Sol - Socio LatamLex Guatemala (alfredo@latamlex.com)


Las disputas y conflictos son una realidad para todos. Sea en la vida personal o en la profesional, las opiniones, valores, intereses y necesidades de los individuos constantemente se enfrentan a los de otras personas. Existen conflictos que pueden ser catalogados como menores, sencillos de manejar y resolver o que incluso pueden pasar desapercibidos. Sin embargo, existen otros conflictos de mayor magnitud que pueden llegar a causar desgastes económicos y emocionales, y requerir de un mecanismo o estrategia para solucionarlos.

En el ámbito de los negocios, las disputas y conflictos surgen como parte innata de las transacciones comerciales. Son una parte inevitable del funcionamiento de una empresa o relación comercial, y cada propietario, empresario o comerciante eventualmente se verá involucrado en algún tipo de disputa relacionada con sus operaciones. Podría afirmarse que con un número creciente de transacciones comerciales, aumenta también el número y complejidad de los conflictos y disputas.

Dicho esto, es importante saber que existen diversos mecanismos para resolver conflictos. Doctrinariamente, los métodos de solución de controversias pueden dividirse en dos categorías principales: los colaborativos y los adversariales.

Mecanismos adversariales o colaborativos. ¿Qué son?


Los mecanismos adversariales son aquellos en los que existe una confrontación directa entre las partes, y el conflicto se resuelve compitiendo. Por lo general, un tercero toma la decisión por las partes, como en el caso de un proceso judicial. En este tipo de mecanismos es donde generalmente se manifiesta la mentalidad de gana/pierde, y a menudo son considerados como métodos efectivos desde el punto de vista de la parte que ‘gana’ la disputa. A pesar de ser efectivos, muchas veces las partes involucradas en un mecanismo adversarial pueden llegar a sufrir otro tipo de pérdidas sin siquiera notarlo, como relaciones personales o comerciales dañadas, dificultades financieras y angustia emocional.

Los mecanismos colaborativos (o autocompositivos), por otro lado, ofrecen a las partes la posibilidad de ganancia o beneficio mutuo. El objetivo de la colaboración es lograr una solución que sea satisfactoria para todos los involucrados en la disputa. Estos métodos suelen tener resultados más positivos que los adversariales, ya que además de resolver el conflicto ayudan a las partes a administrar de mejor manera los costos transaccionales de tiempo, dinero, emociones y control asociados con la resolución de controversias.

Mediación: El método más efectivo


La mediación es uno de los mecanismos de solución de controversias más eficientes que existen, y es el método colaborativo por excelencia. La mediación podría definirse como un proceso de negociación entre las partes, completamente voluntario y confidencial que cuenta con la intervención de un tercero imparcial llamado mediador, cuya función es asistir a las partes en conflicto a tener una conversación para juntamente resolver sus preocupaciones y llegar a una solución mutuamente satisfactoria.

Además de ser un proceso confidencial y voluntario, la mediación es un mecanismo de solución de controversias extremadamente rápido y económico en comparación con otros métodos adversariales.

El mediador, por su parte, está sujeto a los deseos y voluntad de las partes y no tiene autoridad para tomar decisiones por ellas o forzarlas a aceptar propuestas. El trabajo del mediador consiste en esencia en examinar el conflicto y luego facilitar y dirigir las negociaciones entre las partes, mejorando la comunicación entre ellas. Finalmente, el mediador busca fomentar, guiar y ayudar a las partes para que lleguen a una resolución que emana directamente de ellas.

El mediador también está sujeto al derecho de autodeterminación de las partes y por lo tanto, no tiene facultades para decidir el resultado. Uno de los grandes atractivos de la mediación como mecanismo para solución de controversias es precisamente que son las mismas partes las que llegan a un acuerdo y resuelven su propia disputa, evitando tener que litigar el conflicto.

En términos generales, podría afirmarse que la mediación es un proceso prospectivo, y no retrospectivo. Es decir, la mediación es un proceso que -a diferencia del arbitraje y el litigio que miran hacia el pasado para encontrar culpabilidad e imponer una sentencia-, se enfoca en el futuro para determinar cómo las partes pueden trabajar juntas buscando beneficio mutuo, lo que resulta en una solución al conflicto que es aceptable para ambos.

Aún en los casos en que las partes no logran llegar a un acuerdo o cuando una de ellas decide no seguir participando en el proceso, la mediación puede ser un mecanismo beneficioso para ellas, ya que les brinda valiosa información sobre las posiciones e intereses de la otra parte, generando una visión más integral de la disputa y ayudando a identificar de mejor manera los problemas que deberán abordarse para solucionar el conflicto.

Beneficios de la mediación


Dicho todo lo anterior, resulta fácil identificar entonces los beneficios de la mediación, sobre todo si se compara con procesos adversariales. Algunas de las ventajas puntuales de la mediación son:

  • Las partes mantienen el control del proceso en todo momento.

  • Las partes mantienen el control del resultado en todo momento.

  • Son las mismas partes las que llegan a un acuerdo y resuelven su conflicto, creando un acuerdo que se ajuste a sus necesidades.

  • Es un mecanismo sumamente económico.

  • Es un proceso completamente confidencial.

  • Es un proceso sumamente expedito.

  • Tiende a reducir hostilidades entre las partes.

  • Al alcanzar las partes acuerdos que son aceptados por ambos, estos tienden a perdurar en el tiempo evitando problemas en el futuro.


Una de las bondades más grandes de este mecanismo de solución de controversias es que se puede usar para resolver cualquier tipo de disputas (como asuntos comerciales, civiles, temas de familia, asuntos laborales, ambientales, agrarios etc.) y en cualquier momento. No es necesario esperar a que se esté ventilando un arbitraje o proceso judicial para intentar mediar el conflicto. Por el contrario, resulta mucho más beneficioso y económico para las partes intentar resolver cualquier conflicto a través de mediación antes de que éste necesite ser resuelto mediante un proceso litigioso.

Es por todos estos beneficios, y por ser un mecanismo menos hostil y menos conflictivo para resolver disputas que la mediación resulta ser una de las alternativas más atractivas para que las partes resuelvan sus controversias, en lugar de confiar en un sistema judicial costoso y lento.








©2014 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS POR LATAMLEX

POLÍTICAS & RESTRICCIONES