12 de Julio del 2018

PANAMÁ APUESTA POR INCENTIVAR EL DESARROLLO DEL SECTOR INDUSTRIAL Y AGROINDUSTRIAL A TRAVÉS DE LA LEY 25 DE 2017



Por Alejandro Fung Mangravita - Asociado Lovill LatamLex Panamá (alejandro.fung@lovill.com)


La República de Panamá promulgó la Ley 25 de 2017, la cual modifica parte de la Ley 76 de 2009, con el propósito de incentivar el desarrollo de la industria de manufactura y agroindustria.

Con estas reformas, la República de Panamá buscó incentivar la industria, siendo este sector objeto de recientes críticas por su baja participación en el Producto Interno Bruto (PIB) del país. Según estadísticas del Sindicato de Industriales de Panamá (SIP), el sector industrial manufacturero registró más de 131 mil empleos a nivel nacional durante el año 2017.

Las reformas a la Ley 76 de 2009 introducen principalmente el Programa Nacional de Competitividad Industrial y Registro de la Industria Nacional. Adicionalmente, otorga beneficios fiscales a las personas naturales o jurídicas que se inscriban en el Registro de la Industria Nacional y duplica el porcentaje de reconocimiento de inversión que otorga el Certificado de Fomento Industrial, siendo este documento un crédito fiscal no transferible otorgado a empresas que realizan actividades de investigación y desarrollo en la industria.

¿Qué es el Programa Nacional de Competitividad Industrial?


El Programa Nacional de Competitividad Industrial, que representa un asocio público-privado liderado por el Consejo Nacional de Política Industrial, pretende impulsar y potenciar la productividad, competitividad e inversión de la industria y agroindustria a través del desarrollo de diferentes proyectos a nivel nacional.

El Estado panameño considera que el Programa Nacional de Competitividad Industrial es de vital importancia para el país, toda vez que sus políticas y proyectos serán de obligatoria observancia para las instituciones públicas en Panamá y los recursos para sufragar su existencia serán asignados por el Presupuesto General del Estado.

¿Qué beneficios fiscales tiene el Registro de la Industria Nacional?


Por su parte, el Registro de la Industria Nacional se crea con el principal propósito de desarrollar estadísticas e indicadores para la industria a nivel nacional. La inscripción en este registro es voluntaria, pero en aras de obtener las estadísticas necesarias para determinar el estado de la industria, el Estado otorgó beneficios fiscales sujetos a la inscripción en dicho registro. Las personas naturales o jurídicas que se dediquen a actividades industriales de manufactura y agroindustriales y que soliciten su inscripción en el Registro de la Industria Nacional, gozarán de los siguientes beneficios fiscales:

  • El tres por ciento (3%) como impuesto de importación a las materias primas, productos semielaborados o intermedios, maquinarias, equipos y repuestos, envases y empaques y demás insumos que entren en la composición o el proceso de elaboración de sus productos. Se excluye cualquier insumo que no se utilice en el proceso de producción de la empresa.

  • Deducción como gasto en la declaración de renta del primer año de la totalidad del impuesto a la transferencia de bienes corporales, y repuestos para estos, que sean utilizados en el proceso de transformación industrial de la industria alimentaria y/o no contribuyente.

  • Régimen de arrastre de pérdidas y de reintegro aduanero.


¿Qué pasará con el Certificado de Fomento Industrial?


Como último punto, la Ley 25 de 2017 también modificó ciertas disposiciones relacionadas al Certificado de Fomento Industrial, el cual es otorgado por la Dirección Nacional de Industrias y Desarrollo Empresarial del Ministerio de Comercio e Industrias; siendo su reforma más importante el incremento en el porcentaje de reconocimiento de inversión de veinte por ciento (20%) a cuarenta por ciento (40%).

El Certificado de Fomento Industrial es utilizado por personas naturales o jurídicas para reducir el pago de impuestos, tasas y contribuciones a nivel nacional, salvo ciertas excepciones, por realizar una inversión en actividades de investigación y desarrollo dirigidas a mejorar los procesos para la utilización de nuevas materias primas e insumos en los procesos productivos, nuevos procesos de producción que mejoren las características de un producto y nuevos productos.

Anteriormente la ley no establecía un término para solicitar el Certificado de Fomento Industrial, sin embargo, con estas nuevas reformas se estableció que la persona natural o jurídica que realice la inversión contará con un periodo de 3 años contados a partir del año fiscal en que realizó dicha inversión, para solicitar el Certificado de Fomento Industrial.

De esta forma, la industria de manufactura y agroindustria cuenta con nuevos incentivos en miras de atraer inversionistas, para desarrollarse y posicionarse como un sector de alto potencial económico en la República de Panamá.

 








©2014 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS POR LATAMLEX

POLÍTICAS & RESTRICCIONES